Volver a las noticias

Elija una red, no una cámara.

Publicado el

Para elegir una plataforma que apoye la automatización y una forma inteligente de trabajar, los cuerpos de seguridad deberán mirar más allá del almacenamiento de pruebas.

Vamos a explicar lo que realmente está adquiriendo cuando compra cámaras corporales. De alguna forma, las fuerzas de seguridad que introducen estas tecnologías relativamente nuevas no solo están adquiriendo nuevos dispositivos para sus funcionarios, sino que también están invirtiendo en el futuro tecnológico de los cuerpos de seguridad. Sea cual sea el siguiente paso, las operaciones del día a día no serán lo mismo para estos cuerpos de seguridad que han acogido en sus vidas profesionales una cantidad incalculable de nuevos tipos de pruebas en forma de terabytes. Los funcionarios tendrán que llevar a cabo nuevas tareas administrativas, se abrirán nuevos modelos de colaboración con las fiscalías, y el trabajo policial del día a día experimentará algunos cambios, cambios que también experimentarán los indicadores de rendimiento que valoran la eficacia policial.

Para los cuerpos de seguridad este periodo de cambio puede suponer una gran oportunidad para automatizar flujos de trabajo, reducir la documentación e introducir una plataforma interoperativa que ayude a definir una era de trabajo policial más inteligente.

Sin embargo, para poder beneficiarse de esta nueva tecnología, las fuerzas de seguridad deben asegurarse de elegir la plataforma adecuada. Incorporar un almacenaje en la nube para las cámaras corporales de vídeo y audio no es suficiente. Una plataforma completa de gestión de pruebas debe abarcar no solo cámaras aplicaciones y servicios (como el servicio de atención al cliente de Evidence.com que funciona las 24 horas, todos los días del año), sino que además debe conectar estas tecnologías entre sí y con otros sistemas como las bases de datos CAD y RMS. Esta conexión será crucial para reinventar las interacciones de los funcionarios con los dispositivos y las aplicaciones a diario.

Si la solución con base en la nube se presenta simplemente como método de almacenamiento en lugar de como herramienta de automatización, se corre el riesgo de atenuar el valor de la revolución que supone el uso de las cámaras corporales y otras tecnologías para las pruebas digitales. En cambio, una plataforma sólida de gestión de pruebas digitales puede ahorrar tiempo y recursos económicos si integra las grabaciones de las cámaras corporales en un flujo de trabajo automatizado, más amplio y más eficaz.

¿Qué criterio debe seguir un cuerpo de seguridad a la hora de elegir una plataforma? Hay tres criterios que se deben tener en cuenta:

1. Debemos pensar a largo plazo.

Si tomamos la velocidad de cambio de la tecnología para la seguridad pública como indicador y tenemos en cuenta que ha experimentado un constante crecimiento en cuando a la introducción de innovaciones como las cámaras corporales y las aplicaciones móviles en los últimos años, posiblemente en tan solo unos años se podrán apreciar una gran cantidad de cambios. Es necesario que la tecnología que introduzca refleje todo esto adaptándose y ajustándose a las cada vez más novedosas formas de trabajar en este ámbito. Considere su plataforma como la inversión más importante que deberá hacer si quiere que la gestión de su cuerpo de seguridad tenga éxito a largo plazo. Axon prevé, por ejemplo, que en los próximos años vayan desapareciendo del ámbito de las fuerzas de seguridad el proceso de gestionar la documentación a mano y otras muchas labores manuales actualmente tediosas. Pregúntese si la solución que ha elegido podrá funcionar en este tipo de entorno.

La red Axon está avanzando de forma específica por este camino, para asegurarse de que cualquier tipo de pruebas digitales puedan funcionar de forma óptima en los flujos de trabajo automatizados. Ya integramos fotos, vídeos de cámaras corporales, vídeos de interrogatorios en sala y grabaciones de cámaras de circuito cerrado (CCTV) en una sola base de datos albergada en la nube y preparada para el futuro para que se puedan etiquetar, reseñar y gestionar de forma adecuada. Los datos del usuario ya no corren el riesgo de ser incompatibles o quedarse obsoletos cuando se introduzcan nuevas tecnologías, además de que se pueden integrar con facilidad en software de terceros, desde sistemas CAD y RMS hasta servicios de transcripción bajo demanda.

En esta misma línea, la red Axon incluye herramientas de redacción automatizada de vídeos que puede ahorrar tiempo y dinero a la hora de dar respuesta a las solicitudes relacionadas con la Ley de Libertad de Información (FOIA). Este es un indicador importante de rendimiento para una labor que cada vez será más común dada la proliferación de las cámaras de vídeo corporales. Una plataforma incapaz de asumir la automatización y la interoperabilidad que hemos mencionado anteriormente no podrá cubrir las necesidades de un cuerpo de seguridad en cuanto a una gestión de casos que evoluciona tan rápidamente. En este sentido, no todas las soluciones basadas en la nube son iguales.

2. Se ha de pensar en el proceso entre la detención y las salas judiciales.

Las cámaras corporales han ganado popularidad por su potencial para ofrecer pruebas nuevas y valiosas en los procedimientos penales, lo que conduce al aumento de los índices de procesamientos y a un sistema de justicia en general más eficiente. Pero el hecho de que un cuerpo de seguridad adquiera estas cámaras para sus funcionarios no implica que las ventajas que conllevan vayan a establecerse automáticamente con el simple acto de ponerlas a grabar. Las grabaciones de la cámara por sí mismas son vitales para el trabajo de las fuerzas de seguridad modernas, pero no pueden lograr los cambios solas.

Si la plataforma que se utiliza no puede integrar sistemas más amplios ni automatizar tareas cruciales, el envío de pruebas desde su oficina a la fiscalía podría convertirse en una labor titánica. Obligará a la fiscalía a adquirir un software privativo con sus propios fondos solo para poder almacenar los archivos de vídeo de formato abierto que se compartan a través de enlaces. Además de necesitar una infraestructura difícil de manejar, los fiscales deberán superar el obstáculo que supone la edición y redacción de los vídeos, todo ello al mismo tiempo que la cadena de custodia se vuelve cada vez más difícil de mantener. Todo ello se convertirá en mayor lentitud en los procesamientos en general que además supondrán muchas horas de trabajo administrativo innecesario.

A diferencia de estas propuestas, Evidence.com demuestra su interoperabilidad con Evidence.com for Prosecutors, que permite a los fiscales visualizar vídeos sin coste alguno y sin tener que invertir en una infraestructura digital de elevado coste. La red proporciona a los fiscales todas las herramientas necesarias para visualizar, redactar y transcribir sin costes adicionales. Los metadatos y la cadena de custodia se mantendrán rigurosamente incluso si los usuarios de una fuerza de seguridad deciden exportar una fracción del vídeo a herramientas de terceros. De esta forma, una sólida plataforma puede mejorar enormemente la colaboración y la cooperación entre policía y fiscalía garantizando que los usuarios saquen el máximo partido a cada paso de las grabaciones de las cámaras corporales y de cualquier otro tipo de prueba.

3. Hay que comprender las limitaciones.

De la misma forma que las cámaras corporales por sí mismas no pueden solucionar todos los problemas de un cuerpo de seguridad por arte de magia, tampoco la mejor de las plataformas va a convertirse en la panacea. La clave está en comprender qué puede hacer y qué no puede hacer la plataforma. Una plataforma como la de Axon puede, por ejemplo, reducir enormemente la cantidad de tiempo que los funcionarios pasan sentados en su mesa si automatiza algunas tareas como la de redactar y la gestión de casos, entre otras. El resultado es un flujo de trabajo más eficaz en general, lo que conllevará un ahorro económico y una labor policial más inteligente.

A la hora de decidir el alcance de una plataforma es útil plantearse que la gama completa de prestaciones puede no estar a la vista. De hecho, la red Axon proporciona integración CAD y RMS y un servicio de transcripción de vídeo y audio bajo demanda a terceros cuando nos encargamos del almacenamiento y gestión de pruebas digitales. Y, sin lugar a dudas, la red incluye tanto software como hardware: desde cámaras corporales a soportes para las mismas (herramientas cuya resistencia es crucial y debería tenerse en cuenta), mejoras y garantía del hardware e incluso servicios profesionales como supervisión de la seguridad y asistencia al cliente.

Es complicado predecir el futuro. Lo único que podemos predecir es que la tecnología va a seguir avanzando y la labor de las fuerzas de seguridad seguirá evolucionando por nuevas vías. Tenemos claro que las cámaras corporales vistas como tecnología han venido para quedarse, pero no pueden abarcar toda la evolución tecnológica que sigue su paso mientras hablamos. A la hora de tomar decisiones en cuanto a su futuro tecnológico, los cuerpos de seguridad deben tenerlo en cuenta y reflexionar sobre su crecimiento a largo plazo, la envergadura total del ciclo de vida de las pruebas y las limitaciones que conlleva cualquier artículo tecnológico. Ir más allá del simple almacenamiento de pruebas es crucial cuando miramos a un futuro que se caracterizará por la creciente automatización y los flujos de trabajo más eficaces. Debemos prepararnos para una nueva realidad marcada por la evolución constante de la tecnología. En resumen, deberemos elegir una red, no quedarnos simplemente en la cámara o el sistema de almacenamiento.